CHELO POVEDA
#MaiPAI, el negocio para unos pocos
Portavoz de Podem Valencia
CHELO POVEDA - 06/06/2021
Chelo Poveda
Chelo Poveda

Este miércoles estuve en la manifestación convocada por Cuidem Benimaclet y Entre Barris para protestar por el vallado por parte de Metrovacesa de algunas de las parcelas afectadas por el eterno PAI de Benimaclet. Nuestra posición es clara, no queremos el PAI de Benimaclet ni la vuelta de la política del ladrillo que las constructoras quieren desarrollar de nuevo en nuestra ciudad para volver a especular con la vivienda.

El PAI de Benimaclet es, sin paños calientes, una amenaza para todas las ciudadanas. Si se lleva adelante el consistorio estaría cometiendo muchos errores y graves. Destruir lo poco que queda de nuestra huerta urbana es destruir nuestro patrimonio más íntimo y vitalista. Además, sería atacar a todo un barrio que ha conseguido dar vida a espacios abandonados y degradados durante décadas por las propias constructoras. Solo hace falta darse un paseo para ver qué esas parcelas que Metrovacesa amenaza están llenas de vida, o si no, están llenas de utilidad.

En segundo lugar, el PAI nace de unas previsiones fallidas realizadas en 1987. Ni la ciudad ha crecido tanto ni las necesidades del barrio son las que el PAI recoge, ni un proyecto de ciudad verde y de futuro pasa por seguir echando cemento y asfalto sobre las huertas. Llevar a cabo este proyecto urbanístico desarrollista y profundamente financiarizado supondría un daño irreversible a un espacio que es único y que, si bien requiere de una intervención pública, ésta debe realizarse de la mano del barrio, sus vecinas y sus necesidades. Habría que dar solución a los problemas de aparcamiento, los cuales pueden resolverse con pavimentos nuevos y tradicionales respetuosos con el suelo para evitar el sellado y sin que los parkings sean barrizales. Podrían darse soluciones a la falta de espacios verdes y parques alrededor del Colegio Público Municipal de Benimaclet o construir, esta vez sí, una escoleta pública. Todo esto sin cargarnos la huerta.

Y, en tercer lugar, es un error el PAI de Benimaclet porque Valencia no necesita más vivienda nueva sino utilizar la que ya existe y es habitable y reacondicionar el parque de vivienda que esté deteriorado para volver a darles uso. Las nuevas construcciones que se están realizando en el distrito de Cuatre Carreres y el entorno de la Nueva Fe nos advierten de lo que puede pasar: viviendas nuevas con precios desorbitados inaccesibles para la gran mayoría de personas con necesidad de acceso a la vivienda que debemos recordar que es un derecho constitucional. Nos tememos que estas nuevas viviendas acaben siendo refugio de fondos y capitales con poco aprecio por los derechos, que supongan un espacio de reserva del capital y no una solución habitacional. Nos tememos que un segundo ciclo de burbuja inmobiliaria provoque excesos en las deudas privadas derivadas de las hipotecas y acabemos pagando todos, el negocio de unos pocos. Debemos evitar el dañino ciclo construcciones caras-hipotecas caras-impagos y desahucios.

Desde el Cap i Casal y desde el área de urbanismo de la socialista Sandra Gómez nos dicen que el PAI debe seguir adelante, que no hay más opciones. Nosotras decimos: siempre hay otras opciones. Siempre hay otras formas de hacer las cosas y sin embargo solo vemos tiras y aflojas y la perpetuación del problema del PAI que arrastra el barrio desde 1987. Es hora de tomar decisiones valientes, es hora de apostar por la gente y no por el ladrillo. Es hora de escuchar y plantar cara a las constructoras y a Metrovacesa. Es hora de resolver problemas y no seguir enquistándolos. Nuestra apuesta es por una ciudad verde y es por eso que no caben estos megaproyectos, solo caben espacios que ayuden a hacer de Valencia una ciudad mejor para ti y para todas.